Finca para la formación de poblaciones nativas.

UNA LUGAR PRIVILEGIADO PARA LA FORMACION DE LAS POBLACIONES

Desde 2010, la asociación Ishpingo tiene una finca en el sector Talag que le permite mejorar la capacitación de las poblaciones para la reforestación, contribuir a la conservación del patrimonio vegetal de la Amazonía e iniciar investigaciones científicas en agroforestería.
Es una finca compuesta por 6 hectáreas de tierras agrícolas y 5 hectáreas de bosque primario. Construimos una plataforma con techo para la producción de fertilizantes orgánicos (bokashi y biol) y una casa para capacitación teórica y almacenar herramientas.
Viveros que permiten la formación de poblaciones autóctonas.La finca también incluye un vivero con una capacidad de producción de 10 000 plantas por año. Estos árboles jóvenes nos permiten inicialmente apoyar a otros viveros comunitarios con un suministro insuficiente, pero también distribuir más plantas a algunos agricultores que desean plantar más árboles de lo esperado. También es en este vivero que se encuentran platabandas de germinación donde las semillas compradas o cosechadas en los bosques y las granjas de la región germinan. Las plántulas de estas semillas se redistribuyen en viveros comunitarios.
En 2011, se cultivaron 3,000 plántulas en el vivero, lo que permitió la plantación de 2 hectáreas bajo diferentes sistemas agroforestales. Los cultivos asociados, las especies de madera y frutas, su distribución, densidad y distancia de las plantaciones varían en cada modelo agroforestal. Las mediciones del crecimiento y la mortalidad se realizan regularmente y permiten compararlos.

 

Desde 2013, todos los agricultores que participan en el proyecto están invitados a una capacitación práctica en la finca. Pueden observar nuestros modelos y practicas agroforestales y la distribución de especies para que lo puedan reproducir en sus propias fincas.
 
En 2014, se plantaron 1,500 árboles jóvenes en 1 hectárea y en 2015 se reforestó la misma área. Estas plantaciones, distribuidas en varios años, permiten observar de forma inmediata la evolución a medio plazo de las parcelas agroforestales.
Algunos árboles frutales ahora están maduros y el sabor de sus frutas, a veces desconocido para las poblaciones, les da una motivación adicional para reforestar.
Les fruits
 
En 2015, la finca cuenta con más de 50 especies diferentes de madera y 70 árboles frutales. Las semillas han sido seleccionadas de árboles madres con cualidades máximas.
Para la madera, buscamos árboles altos y troncos rectos, mientras que para la fruta seleccionamos árboles pequeños que producen una gran cantidad de fruta y son resistentes a las enfermedades. Algunos árboles frutales ya están en producción y podemos usar sus semillas para continuar la reforestación con las poblaciones.
Esta práctica nos permite ampliar nuestro banco de semillas para árboles frutales y especies de madera. Esto facilitará enormemente nuestras acciones de reforestación, ya que la búsqueda de árboles nativos en la región ya no será necesaria.